Satoru Iwata. Un talento que revolucionó la industria de los videojuegos

Satoru Iwata. Un talento que revolucionó la industria de los videojuegos


Ayer el mundo se convulsionó con una muy triste noticia. Satoru Iwata, presidente de Nintendo, murió a la edad de 55 años. Aunque la noticia podría parecer que afecta sólo a los videojugadores, la verdad es que el legado de Satoru Iwata va más allá de los videojuegos: fue un visionario que revolucionó intensamente toda una industria, que en la actualidad, es la más grande del entretenimiento, superando a la música y al cine. Iwata entendió que la diferencia es la clave del éxito y que las personas son lo más importante de todo.

Satoru descubrió su talento para programar desde que era muy joven y siempre estuvo muy dispuesto a desarrollar sus habilidades. Mientras asistía a la secundaria, creó varios juegos rudimentarios en su calculadora los cuales les presumía a sus compañeros de clase. También entró a uno de los primeros clubs japoneses de informática. Eligió estudiar la carrera de Ciencias de la Computación en el Tokyo Institute of Technology. Antes de salir de la universidad, ya trabajaba como programador freelance para HAL Laboratory, una empresa desarrolladora de videojuegos cercana a Nintendo. Sin embargo, la primera dificultad que tuvo que enfrentar fue su propia familia: su padre no estuvo de acuerdo con la idea de que él se dedicara profesionalmente al desarrollo de videojuegos y dejó de hablarle durante seis meses. Iwata se sobrepuso a la situación y continuó con lo que era su pasión.

Cuando HAL Laboratory estaba en el borde de la bancarrota, Iwata fue ascendido como presidente de la misma y su innovadora visión logró estabilizar las finanzas de la empresa gracias a una serie de atinadas decisiones como basar las pagas extras en el rendimiento del personal, por lo que se evaluaba el potencial de cada trabajador, lo cual generaba incentivarlos a generar más y mejores cosas.

Sin embargo, sus decisiones más trascendentales las haría tiempo después, cuando pasó a ser el presidente de Nintendo. Justamente una de las anécdotas más interesantes que le gustaba contar fue el proceso que pasó para llegar a ese puesto. Para ese momento, él ya trabajaba en Nintendo como planeador de las decisiones corporativas. Un día, Yamauchi, quien fungía como presidente de la firma, mandó a llamar a su despacho a Iwata. Durante dos horas, el presidente de Nintendo le habló sobre su vida y cómo había logrado crear una de las empresas más grandes de Japón, además de toda la filosofía sobre la cual se cimentaba la empresa. Estas reuniones se repitieron en varias ocasiones, por lo que Iwata empezó a sospechar que querían despedirlo, sin embargo, la realidad era totalmente diferente: Yamauchi quería convertirlo en el nuevo CEO de la empresa.

Las reuniones le sirvieron a Iwata para entender los pilares sobre los cuales se debía enfocar para redirigir a Nintendo por un nuevo rumbo: Innovación, diversión y la familia. El primer producto que lanzó como presidente, reflejaba perfectamente todo esto: El Nintendo DS, una consola portátil que gracias a su pantalla táctil el juego se volvía más intuitivo, por lo que invitaba a acercarse a las personas que nunca habían tocado un control de videojuegos. El éxito fue tan abrumador que se han logrado vender 154 millones de consolas hasta la fecha. Esta filosofía la mantuvo durante toda su presidencia lanzando productos como el Wii, que fundamentaba su concepto en unir a la familia para jugar sanamente y que, de igual forma, gracias a su innovador control parecido al mando de un televisor, rompía las barreras para que todo tipo de personas se convirtieran en gamers.

Iwata apostó ante todo por la innovación y la simplificación en la forma de jugar. Su filosofía estaba encaminada a crear formas más atractivas de interactuar con los videojuegos para que la gente pudiera divertirse realmente y lo reflejaba en cada decisión que tomaba. Basta ver los Nintendo Directs (Videos explicando los futuros juegos de la compañía) para entender la originalidad que gracias a él, identificaba a Nintendo.

“Los videojuegos están destinados a ser sólo una cosa: Diversión. Diversión para todos.” Satoru Iwata.

De Iwata podemos aprender que aventurarse a desarrollar productos innovadores, manteniendo siempre la esencia, explotando los talentos y enfocándose en el bienestar de las personas, es una de las formas más atinadas de generar valor.  Al final, sólo resta decir: gracias por tantas horas de diversión y por cambiar el rumbo de los videojuegos haciéndolos más incluyentes. Hasta luego Satoru Iwata y gracias por todo. Game Over.

“En mi tarjeta de presentación, soy presidente corporativo. En mi mente, soy desarrollador de juegos. Pero en mi corazón, soy un gamer.” Satoru Iwata.

Comparte

 

Comenta desde Facebook