Personajes: Hitchcock, a 116 años del nacimiento de un genio

Personajes: Hitchcock, a 116 años del nacimiento de un genio


Hitchcock, uno de los personajes más emblemáticos del cine norteamericano, fue y sigue siendo sin ninguna duda, uno de los ejemplos más trascendentales sobre cómo es posible lograr ser lo que uno se proponga, desarrollando el talento hasta límites insospechados e innovando en cada momento posible.

Él, originario de Londres, Inglaterra; desde su tímida y difícil niñez sintió un gran interés por el cine. En su adolescencia, su pasión aumentó gracias a películas de Chaplin, Buster Keaton, Douglas Fairbanks y Mary Pickford. Compraba con hambre revistas de cine para conocer más sobre lo que en ese momento ya era su pasión y cuando se le presentó la oportunidad de trabajar en el séptimo arte, la tomó inmediatamente. Sin embargo, incursionó en él de una forma que pocos se imaginan: empezó haciendo los rótulos y decorados de las películas mudas de la Famous Players-Lasky, una compañía cinematográfica estadounidense. Aun así, Hitchcock tenía bien claro que él quería llegar a dirigir cine y fue ascendiendo rápidamente hasta lograrlo, sin importar las barreras que se le pusieron enfrente.

Mientras avanzaba en su consolidación con sus películas, su preocupación se centraba en encontrar un estilo narrativo propio, lo que hizo que experimentara profundamente en el montaje, en los movimientos de cámara y el empleo de luz. Gracias a ello, ahora podemos decir que él sentó nuevos estándares para toda la industria cinematográfica respecto a tecnología y formas de narración. Para él, la innovación era fundamental a la hora de plasmar su visión, algo que ahora hace imborrable a su legado. Trabajó y experimentó con el cine en blanco y negro, cine a color, Technicolor, 3D y variadas técnicas que pocos se han arriesgado a usar.

Hitchcock alguna vez se encontraba en un set de filmación cuando a un par de actores que se encontraban detrás de él les preguntaron qué estaban haciendo, a lo que respondieron “Nada, estamos haciendo cine”. A partir de ahí, a Hitchcock no le gustaba que dijeran que él hacía “cine” ya que consideraba que su trabajo merecía mayor respeto, además de que intentó diferenciarse de todo lo que en su momento se había hecho, naciendo la gran idea del “zoom Hitchcock” (trombone shot) en Vertigo. Una anécdota que demuestra el gran valor y cariño que el mismo Hitchcock le daba a su trabajo.

«Mi amor por el cine es más grande que mi moral.» Alfred Hitchcock

COMPARTE ESTA FRASE

gbfLvvz

Obviamente, lo más recordado del cineasta fue su gran capacidad para contar historias de suspenso que tenían un fuerte trasfondo psicológico y, mediante las cuales, intentaba generar en el espectador emociones de intriga, miedo, desespero y desconcierto. Todo esto lo lograba gracias al gran nivel de detalle que plasmaba en todo y a la fuerza expresiva de las imágenes que mezclaba con mucha sabiduría, además de su gran influencia que siempre tenía presente: Edgar Allan Poe.

Psicosis, Los pájaros, Vértigo, Rebeca, La Ventana Indiscreta, La Cuerda y Con la Muerte en los Talones, son sólo algunos de sus trabajos más reconocidos que en la actualidad siguen inspirando a cientos de creativos en todo el mundo, por ello, ¡hoy celebremos a Hitchcock y a su forma de comunicar sus grandiosas ideas a través del cine, a 116 años de su nacimiento!

Comenta desde Facebook