Howard Gardner: “Una mala persona no puede llegar a ser un excelente profesionista”; Modelo ECE.

Howard Gardner: “Una mala persona no puede llegar a ser un excelente profesionista”; Modelo ECE.


A mediados del mes pasado, el creador de la Teoría de las Inteligencias Múltiples (teoría de la que se han desprendido varios modelos de aprendizaje), dijo en una entrevista que «una mala persona no puede ser un excelente profesionista».

Esta premisa fue el resultado de un estudio realizado a 1200 personas en Harvard, dentro de un proyecto llamado “Goodwork Project”. Realizó este estudio al empezar a preguntarse por la ética de las inteligencias y cómo numerosas personas, consideradas exitosas en diversos ámbitos, no hacían cosas buenas para los demás y en ocasiones tampoco eran cosas buenas para ellos mismos.

Gardner afirma que los que llegan a ser excelentes profesionales siempre son: Excelentes, Comprometidos y Éticos (modelo ECE).

Según su perspectiva, el hecho de que las personas no lleguen a ser excelentes profesionistas, sucede por diversos factores:

  • No alcanzan la excelencia porque no van más allá de satisfacer su ego y su avaricia. Si no hay compromiso con objetivos que van más allá de la necesidad de servir a las necesidades de otros y no a las propias, ya que esto exige tener ética, las personas sólo se mantendrán ocupadas sin un interés genuino.
  • Esto sucede porque así es más fácil ser rico y muy bueno en ciertos temas técnicos (pero no excelente).
  • Sin ilusión, la vida se queda en obligación: en clase cumplen lo mínimo y sólo estudian por el título, y después en su trabajo cumplen lo justo por el sueldo, pero sin interesarse de verdad; limitan su interés y dedicación. Y son mediocres en todo.
  • Cuando en la vida no se tiene un interés real y genuino, es más probable que en una edad madura se tenga una crisis. Las personas se enfocan en otras cosas que consideran importantes y no incluyen estudios o actividades humanistas o filosóficas, generándoles un pensamiento de que todo lo pueden controlar y no es así.

Las afirmaciones de Gardner resultan muy interesantes. Creo que tocan fibras muy profundas y nos revelan algunas consecuencias de nuestra manera de pensar y actuar. De igual manera, es necesario analizarlas en los diversos contextos en los que puedan presentarse: diferentes generaciones, culturas, contexto familiar, educación, etc. Es decir que no se pueden generalizar, pero nos dan la valiosa oportunidad de reflexionar sobre nuestros propósitos, objetivos, ideales o sueños y la posibilidad de cuestionarnos ¿qué tanto estamos dispuestos a abandonarlos en pro de los de otros? ¿cuáles son los límites entre lo que para cada uno de nosotros es negociable y lo que no nos ayuda al logro de los mismos, o más bien, nos aleja de ellos?

Finalmente, creo que es una excelente invitación para realizar una introspección, aclarar nuestros propósitos, establecer los límites de los mismos y realizar actividades que nos ayuden o acerquen a lograrlos. Todo ello con ayuda de los recursos o herramientas con las que contamos, acercándonos a personas con intereses comunes, de tal manera que tengamos la energía y motivación suficiente para conseguir nuestras metas.

Comenta desde Facebook

Categorías