Foto: El aliado de tu empresa

Foto: El aliado de tu empresa


Con el paso de los años, la fotografía ha ido cambiando, y con ella, los dispositivos que capturan la luz de la realidad. El avance tecnológico de los dispositivos ha sido tanto, que pareciera que ahora pueden hacer el trabajo por sí solos, haciendo tan sencillo el proceso que puedes llegar a creer que ya no es necesario ser un profesional para tomar una foto “bonita”.

Por esta razón, muchas empresas optan por invertir el mínimo en sus fotografías y olvidan que éstas también son parte de su comunicación visual. Son un recurso que ayuda a exteriorizar el “¿Quiénes somos?, ¿qué hacemos? y ¿cómo lo hacemos?” La calidad de tu material fotográfico influirá directamente en la intención del mensaje, pero, ¿cómo puedes lograr una fotografía corporativa adecuada? Para hacer esto hay 2 puntos importantes en los cuales pensar:

  1. ¿Qué quiero para la foto?

Piensa en qué quieres comunicar a tu público ¿Cuáles son los atributos que quieres mostrar? En esta parte te puedes ayudar haciéndote las siguientes preguntas: ¿Quiénes somos? y ¿Cómo quiero que me vean?, ya sea a tu producto, servicio o, en general,  a tu empresa. Esto también ayudará a que puedas transmitir mejor tu idea a un profesional que contrates.

  1. ¿Quién va a tomar la foto?

Dejemos de pensar que solo se necesita una buena cámara para tomar una foto “bonita” y comencemos a invertir en el trabajo de un experto. En el caso empresarial, se necesita más que un dispositivo para comunicar lo que queremos de forma adecuada. Así que es momento de conocer a los fotógrafos locales. Un buen tip es que busques el trabajo de varios fotógrafos y escojas el que tenga un estilo más adecuado para tu empresa.

Recuerda que los elementos que conformen la fotografía te ayudarán a mostrar lo que quieres. Con la ayuda del profesional y con el brief que realizaste podrás determinar qué elementos van a conformar tu fotografía.

El fondo con un color uniforme es una apuesta segura en cuanto a fotografías corporativas. Si usas un fondo blanco te dará la posibilidad de utilizar esa fotografía en muchas ocasiones. Otra buena idea es utilizar de fondo el color que identifica a tu empresa, así tu publico asociará ese contenido con la actividad que realizas 

 

Usar la ambientación de tu empresa también es una buena opción que te ayudará a mostrar a tus clientes dónde se desarrollan tus actividades, generar confianza y que conozcan tus instalaciones, equipo, etcétera.

 

Mostrar el “Cómo hacemos lo que hacemos” es ideal para hacer sentir a tu público que te conoce un poco más, y sentirse más seguro al ver cómo realizas el servicio que le ofreces.

 

Fotografías divertidas: Es un recurso poco convencional pero al que actualmente muchas empresas recurren. A veces no nos atrevemos a mostrar un lado divertido porque sentimos que se podría perder la imagen profesional y seria que toda empresa quiere transmitir. Sin embargo, este tipo de fotografía te ayudará a humanizar a tu empresa y vincularte de una forma más personal con tu público.

La fotografía corporativa necesita ser más que “bonita”.  Se requiere de un buen encuadre, manejo de luz, composición, y muchos más elementos que solo un profesional sabe utilizar correctamente. Así que, si eres de los que piensa que una fotografía profesional es realizada por el dispositivo y no por el fotógrafo, deberías reconsiderarlo.

Comenta desde Facebook