Cultura de Seguridad en las Organizaciones

Cultura de Seguridad en las Organizaciones


Es cierto que la tecnología avanza en todo momento y eso es algo inevitable, cada día hay nuevos inventos para resguardar la seguridad de algunos lugares; tales como cámaras de vigilancia con grandes alcances, alarmas, sensores que al movimiento pueden hacer que alguna puerta se cierre por dentro, etc. Pero como todo, hay cosas que no podemos dejar que esta se encargue de hacer y menos si se trata de la seguridad de los individuos.

Un ejemplo sencillo de esto sucede en el Parque de Conservación Africam Safari;  mientras uno va en el recorrido la persona que va como guía hace saber a los visitantes que todas las puertas que separan cada área donde se encuentran los animales, se cierran manualmente. Esto es así porque no saben si en algún momento la luz se les puede ir a causa de algún corto, lluvia muy fuerte o algún fenómeno inesperado. ¿Qué pasaría si esto no fuera así? – Si la luz se va y una de las puertas no se cierra correctamente, los animales podría salirse y escapar, otros podrían atacar a los visitantes y las consecuencias sería fatales; todo por una mala cultura de seguridad.

La cultura de seguridad está definida como: “El producto, como individuo y grupo, de valores, actitudes, percepciones, competencias y pautas de comportamiento que determinan el compromiso, el estilo y la competencia de la administración de salud y la seguridad de una organización.” (Comisión de seguridad y salud del Reino Unido, 1993).

La práctica de la seguridad en las organizaciones ha tenido dos etapas diferenciadas: un antes y un después de la catástrofe de Chernobyl en 1986 en Ucrania. Dicho incidente se registró durante la noche del  25 al 26 de abril de 1986 en el cuarto reactor de la planta. Se pretendía llevar a cabo una prueba planeada con anterioridad, bajo la dirección de las oficinas centrales de Moscú. Después de algunas horas de que inició el proceso, ya habían ajustado los monitores a los niveles más bajos de potencia, pero al operador se olvidó reprogramar el ordenador para que mantuviera la potencia adecuada, por este motivo, la potencia descendió a un nivel muy peligroso y ocurrió el accidente.

chernobyl3

Antes de este desastre nuclear, la seguridad se preservaba mediante el factor tecnológico.  Esta catástrofe sirvió para la regulación de la seguridad dentro las organizaciones, ya que después de esto, la mayoría de las empresas pusieron en marcha acciones de prevención para procurar la seguridad de la misma. El papel que jugó la comunicación interna fue la de informar sobre los hechos que podrían seguir ocurriendo si no se tomaban medidas preventivas y si no se colaboraba entre todos para resguardar la seguridad, explicando que si algún miembro ejecutaba alguna acción equivocada, repercutiría en toda la organización. Fue así como se fue creando conciencia, y al mismo tiempo, fomentando valores en torno a la seguridad y cooperación para lograr  una cultura de seguridad.

¿Por qué hablar de cultura de seguridad dentro de la organización?

Hablar de cultura de seguridad en la organización es de suma importancia, dado que la participación de los trabajadores es un elemento importante y fundamental en la gestión de la seguridad. Debemos tener claro que la dirección no puede dar solución a todos los problemas que se plantean en este ámbito, mientras que, por su parte, los trabajadores y sus representantes cuentan con una experiencia aquilatada y con un conocimiento de primera mano sobre el trabajo que se realiza y sobre los riesgos que se pueden llegar a tener. Cada empresa tiene una cultura establecida que cada miembro que va ingresando la va adquiriendo. La Cultura de Seguridad supone entonces el compromiso de  los individuos con la salud y la seguridad, lo que se manifiesta en un conjunto de valores, actitudes, percepciones, conocimientos y prácticas de orden individual y colectivo. Promover y aplicar esta cultura en las empresas requiere del conocimiento y de la participación de todos los actores involucrados, directa o indirectamente, en el proceso de trabajo. Cabe mencionar que, es importante informarse respecto de los riesgos a los que se está expuesto en una situación de laboral; comprometerse con las acciones de prevención, y participar en la identificación de los riesgos mediante la reflexión sobre las propias acciones y las medidas que es posible tomar.

 

¿Qué se necesita para fomentar la cultura de seguridad dentro de la organización?

Los aspectos más importantes para implementar y fomentar esta cultura son la información, el compromiso y la participación.

Información: Se refiere, por un lado, a que cada trabajador pueda identificar los riesgos a los que está expuesto en sus actividades, y por otro, a que desde la dirección se le pueda dar la información completa en cuanto a riesgos existentes, saber con quién poder acudir a solicitar ayuda o informar en caso de algún accidente, y hasta cómo poder prevenirlo.

Compromiso: Se refiere a la obligación de tomar conciencia y educar para la adopción de conductas responsables que cuiden las vidas de las personas dentro de la organización, así como el entorno en que estas acciones se desarrollan.

Participación: Implica formar parte de acciones colectivas compartidas por todos los miembros de una organización con el objetivo de cambiar situaciones riesgosas. Para que esto suceda será indispensable que todos asuman comportamientos proactivos, y que por parte de la dirección se implementen acciones estratégicas para que las actividades se realicen de forma práctica, flexible, y sobre todo, con mayores posibilidades de mejora.

 

La premisa principal para poder implementar la cultura de seguridad es “que lo que haga mal un miembro repercutirá –en algunas ocasiones- directa o indirectamente en el trabajo o actividades del otro”.

hands

Comenta desde Facebook