La tristeza es un sentimiento que podemos tener cuando hemos pasado por una situación desfavorable que nos provoca también nostalgia, pesimismo, desconsuelo, abatimiento y depende de la intensidad con la que la vivimos y la duración con la que la sentimos, es que puede llegar a transformarse en depresión y ansiedad.

Cuando estamos tristes, generalmente es porque la vida no la experimentamos de manera en que la tenemos pensado o de acuerdo a la visión que teníamos de esa situación en particular, y que se relaciona con algo muy importante para nosotros, una necesidad en particular, material, emocional o mental, es por esto que llegamos a sentir esa desilusión.

La manera en que podemos superarla es encontrando consuelo, entendiendo la situación, y tomando en consideración los aprendizajes que nos dejó.

Una persona que se siente triste, busca consuelo con un abrazo, unas palabras de solidaridad, afecto, escucha y ayuda para que pueda entender por sí mismo que fue lo que pasó. Es por ello que a una persona que se siente rebasada o abatida con lo que ha vivido, el decirle “échale ganas”, no sólo no es suficiente, puede empeorar su sentimiento de desconsuelo y pesimismo.

La tristeza es un llamado de ayuda desde la parte humana, desde la solidaridad y el amor.

Una vez que la persona entiende lo que le ha pasado puede poco a poco encontrar los aprendizajes que le dejó esa situación, es decir el ¿para qué tuvo que haberla vivido así? y entonces en su inconsciente quedan guardados esos recursos y asociados a una solución ganadora.

Por ello es importante que la persona viva su propio proceso, si es algo relativamente rápido o bien pedir ayuda a un profesional, si fue una situación mucho más intensa.

¿Qué puedes hacer cuando estás triste?

  1. Aceptar ese sentimiento y tratar de averiguar que fue lo que te hizo sentir así
  2. Darte tu espacio y tiempo para sentirlo
  3. Acude a la persona que consideres te puede entender y consolar genuinamente
  4. Cuando sientas que vaciaste ese sentimiento, entiende qué ha pasado, ya terminó y encuentra el ¿para qué?
  5. Recuerda que hiciste en ese momento lo mejor que pudiste y que ahora cuentas con una solución ganadora que es mucho mejor.
  6. Si no cede, busca ayuda profesional y una red de apoyo.
  7. Todos pasamos por estos procesos y la manera en que los vivimos y los superamos tendrá un efecto directo en nuestra gestión emocional y nuestros recursos, ten paciencia y amor hacia ti.

Un abrazo

Araceli Velasco

Sígueme en Facebook e Instagram aracelivelasco_coach

Escucha “Mujer Es…” todos los miércoles 12:00 por Flow Radio. ¡Nos encuentras en Facebook!

Post Author: Araceli Velasco