7 obstáculos que impiden el desarrollo de habilidades socioemocionales

7 obstáculos que impiden el desarrollo de habilidades socioemocionales


Las habilidades socioemocionales son herramientas internas que permiten al ser humano vivir en mayor consciencia de su emocionalidad y su capacidad para establecer relaciones positivas con el entorno, sencillamente son habilidades para la vida, una vida donde la persona pueda transformarse y construir para sí mismo y con los demás.

El propósito de la educación ha ido evolucionando con el tiempo, porque los tiempos mismos han cambiado. El mundo necesita ahora perfiles más conscientes, mas humanos, más críticos, más reflexivos, es decir  más transformacionales, que no solo tengan conocimiento, sino que sean responsables, éticos y constructivos con lo que saben, ya no solo es necesario es imperativo educar en inteligencia social, emocional y todavía más, inteligencia espiritual.

Sin embargo el sistema educativo presenta todavía una gran resistencia a metodologías que apuesten por un currículo y didácticas más dinámicas y transversales donde el alumno se adueñe del proceso de enseñanza-aprendizaje perdiendo con esto protagonismo más no importancia la figura del docente y de la institución académica.

Por tal motivo para profundizar en el análisis a continuación se presentan los 7 obstáculos que impiden el desarrollo de habilidades socioemocionales en la educación:

 

  1. Ser un ciego guiando a otro ciego

El docente no ha desarrollado sus propias habilidades socioemocionales, tenemos docentes muy especializados en su disciplina o área del saber, pero con bajo nivel de autoconocimiento, finalmente se nos ha olvidado que el docente también es un ser humano que tiene sus propias problemáticas internas, y que se ha formado en un sistema que no ha estimulado su inteligencia emocional, social, pensamiento complejo.

¿Cómo se sensibiliza con los procesos emocionales de otros si no está en contacto con los propios?

 

  1. La ineficiencia del profesor solitario

Este obstáculo es el título de un artículo del diario EL País, escrito por Ana Torres Menárguez, en una entrevista a María del Mar Santos directora del Colegio público Manuel Bartolomé Cosío, en Madrid,  aquí se expone la importancia de eliminar la práctica del docente solitario en su aula, erradicar el concepto “mi clase” y todos se responsabilicen del progreso de los estudiantes, programando sus clases de forma colaborativa.

¿Cómo enseñamos trabajo en equipo a nuestros alumnos si no lo hacen los propios docentes?

 

  1. Conocimiento fragmentado

Falta de transversalidad en los programas, en palabras de Edgar Morín, padre del pensamiento complejo, tenemos una educación fragmentada, en parcelas. La vida es un sistema extraordinariamente complejo, multidisciplinario, multifactorial, solo hace falta mirar una flor para en ella pensar desde la perspectiva biológica, química, estética, artística, medicinal, gastronómica, geométrica, agrícola, histórica, para comenzar a  comprender el todo que esa flor representa, y luego nos preguntamos ¿por qué el alumno odia las matemáticas o la historia, cuando no encuentra su sentido y aplicación en sus propios talentos?

¿Cómo desarrollamos toma de perspectiva en el alumno?

 

  1. No sabemos trabajar con el instante

La planeación es el mapa pero no el camino, las planeaciones poco flexibles en tiempos y movimientos limitan la creatividad e intuición del docente, cada instante nos da contenido y pretexto para aprender.

¿Cómo desarrollamos manejo del estrés si no sabes responder a lo inesperado?

 

5.-Miedo a hacer conocido lo desconocido

La resistencia al cambio es parte de la estructura mental del ser humano, se han arraigado hábitos que si bien no nos traen satisfacción al menos son zonas conocidas, el cambio implica siempre una responsabilidad y mayor compromiso, aquí es donde el docente o directivo debe replantearse el propósito de la educación y de la institución académica.

¿Cómo entonces se desarrolla la empatía y el comportamiento prosocial?

 

  1. Faltan currículos integrados y didácticas transversales

Aquí se encuentran el obstáculo 2 y 3, cada docente en su aula y cada materia con sus propios conceptos, faltan programas integrales, transversales

¿Cómo vamos a desarrollar manejo de conflictos interpersonales en los alumnos?

 

7.-Miedo a no hacer nada

A los jóvenes se les satura con un exceso de discurso del “futuro exitoso” dentro de una sociedad con neurosis del perfeccionismo en las palabras de Ricardo Peter, vivimos con una simbiosis entre el SER y el HACER, por tal motivo no valoramos el maravilloso arte de “no hacer nada” porque luego entonces sentimos que no somos nada, desvalorizamos entonces la contemplación, la meditación, en la actualidad se ha hecho una occidentalización de la meditación de oriente con el término mindfulness, misma que tiene como fundamento familiarizarnos con la naturaleza de nuestra mente de “mono”, siempre inquieta, juzgando, criticando, demandando, para lograr una autentica gestión de nuestras emociones debemos primero ser conscientes de ellas, en términos de habilidad socioemocional es autopercepción  y para esto es imprescindible aprender a simplemente “no hacer”, sin miedo a perder lo único imperdible en el humano; su ser.

 

 

¿Te gustaría romper paradigmas en la educación y comenzar a tener un práctica integral?

Conoce nuestro Diplomado “Habilidades Socioemocionales para la formación integral del docente”

¡Dale clic y recibe más información!: http://bit.ly/DiplomadoHabilidades

 

 

Comenta desde Facebook